• Menos licencias de conducir que en 1981

    Según cifras facilitadas por el presidente de la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE), José Miguel Báez, el número de aspirantes para sacar el carnet de conducir ha disminuido de una manera significativa durante el primer trimestre del 2012, cayendo a niveles aún más bajos que los del año 1981.

    Todo esto, según el presidente de la confederación, por culpa de la crisis; además mucha gente considera que contar con el carnet de conducir es un gasto y no un beneficio, por lo cual cada vez hay menos aspirantes a obtenerlo. Lo que llama la atención es que en el primer trimestre de 1981 se entregaron 200.000 licencias de conducir contra tan solo 131.500 durante el primer trimestre de este año, parecen números demasiado bajos.

    Seguramente todo esto va de la mano con la caída estrepitosa del número de matriculaciones de vehículos nuevos, por lo que tal vez mucha gente ha vendido su coche y a la hora de renovar el carné ya no lo ha hecho; o se puede dar el caso de que muchos que deberían sacar el carné por primera vez ya no estén dispuestos a “perder tiempo y dinero” porque “ahora no están ahora dispuestos a tener coche”; o también ocurra que la obtención del carnet ya no es un logro social de mucha dimensión para los jóvenes, como era antaño.

    Hay que reconocer también que en 1981 los exámenes eran menos estrictos que ahora, lo que puede incidir. Aún así la CNAE estará proponiendo una mejora de la formación teórica en las autoescuelas a los nuevos conductores para incluir en los planes de estudio, al menos diez clases obligatorias sobre seguridad vial, ya que “si no se entiende el por qué se fija una norma, después no se cumple”.